La boda de Angie&Guiller tuvo lugar en Hoznayo, un pueblito de Santander, en el precioso restaurante La Bicicleta.

Este restaurante está en una casona solariega montañesa rehabilitada del siglo XVIII y cuenta con una cocina limpia de sabores sutiles, emocional y visual.

Allí mismo, en el restaurante, fue donde tuvo lugar su ceremonia, después de que los futuros novios se vistieran y se prepararan para vivir su gran día en la La Casona de Suesa, una preciosa casa rural rodeada de naturaleza en el pueblo de Suesa.

Y fue justo ahí, uno de los momentos más emocionantes del día, cuando Angie y Guiller se encontraron en los jardines de la misma y se vieron por primera vez justo antes de celebrar su gran día.

Él llevaba un estilo hipster que le quedaba como anillo al dedo y ella estaba espectacular con un vestido de estilo boho con adornos florales en el pelo.

Angie y Guiller prepararon toda la boda con mucho cariño y cuidaron hasta el último detalle y su implicación y dedicación se notó: fue una boda preciosa, emocionante y divertida.

Aunque el tiempo fue muy cambiante durante el día y hubo momentos en los que incluso llovió bastante, nada impidió que Angie y Guiller borraran su gran sonrisa de la cara.

¡Y es que era su día, y nada puede estropear este gran momento!

La ceremonia, a la que los novios entraron acompañados de sus dos perros, fue muy emotiva. Familiares y amigos les dedicaron unas sentidas palabras aunque el momento más especial de su enlace fue el intercambio de votos.

Allí delante, solos uno frente al otro y rodeados de su gente, se dedicaron amor y complicidad y la mayoría de invitados no pudieron evitar llorar de la emoción.

Y es que a esta pareja de apasionados por el mar, les une además su amor por el surf, los viajes en furgoneta y sus perritos y se nota la conexión que tienen.

Después de la ceremonia, los novios esperaron en una furgoneta vintage volkswagen hasta que dejó de llover y pudieron hacer la explosiva y animada entrada al restaurante. Los invitados les recibieron entre intensos aplausos y gritos de alegría mientras los novios sonreían sin parar.

La comida, que fue de pie y permitió que se creara un gran ambiente entre todos los invitados, consistió en una selección de pinchos muy elaborados y deliciosos.

La velada fue amenizada por un saxofonista y un dj mientras los invitados recorrían los diferentes puestos de comida que estaban repartidos a la largo de la bonita terraza del restaurante.

El baile fue la bomba ya que una banda con sonidos de swing, blues y rock&roll

hicieron bailar a los invitados como nunca.

 

Agradecimientos:

Ramo: @maxi_viana
Ropa, zapatos Guiller: Kolby, @kolby_via_nazionale_roma
Vestido Angie: Spell & The gypsy, @spell_bride
Sandalias: Ana Pallarés, @_anapallares_
Pendientes: Joyas antiguas Sardinero, @joyassardinero
Restaurante: La bicicleta, @dosruedas
Furgoneta: Sunset Camper, @sunsetcamper_vintage
Casa rural: La casona de Suesa, @lacasonadesuesa

 

 

Ver galería completa >

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies